21:39 h del Martes día 21 de Noviembre de 2017

Galería de Imágenes

Noticias

DOMINGO 12 DEL TIEMPO ORDINARIO

EL MIEDO O LA FE

La lectura del evangelio es siempre una proclamación de fe, para dar energía, empuje y vida. En el evangelio de hoy hemos escuchado tres veces las palabras de Jesús. No tengáis miedo. Son palabras dirigidas por Jesucristo al pequeño grupo de discípulos que Él enviaba para anunciar el Reino de Dios. Son palabras nos dice también a nosotros, enviados por Él a anunciar a nuestro mundo el Reino de Dios, el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y de la paz. La alternativa es el miedo o la fe.No tengáis miedo. Este miedo puede referirse:

1º a nosotros mismos: no nos atrevemos a entrar por el camino de Jesucristo. Nos cuesta reconocer los errores, vivir la pobreza evangélica, ser transparentes. Tenemos más preocupación por guardar la fe que por comunicarla. Sucumbimos fácilmente al desaliento, desengaño, cansancio.

2º ante nuestra sociedad: son bastantes las personas de más edad, que se encuentran incómodas y temerosas ante una sociedad que no valora aquellos principios morales que parecían fundamentales e indiscutibles...Pero también son bastantes los jóvenes que se encuentran incómodos y temerosos ante una sociedad que tampoco valora sus deseos de mayor autenticidad, de mayor sinceridad, que no les ofrece caminos de realización. Ante una sociedad dominada por el dinero, el poder y el placer, ante una sociedad poco solidaria y acogedora, sienten miedo.

3º miedo a Dios: aun quizá tenemos también miedo a Dios, porque es fácil imaginarnos a Dios como juez que nos culpa y nos rechaza. Y no estoy hablando del santo temor de Dios que es una actitud respetuosa ante su misterio y su voluntad, sino del temor servil. Parece que aún no hemos superado el miedo a Dios, porque todavía no hemos comprendido el gran evangelio de Jesús: Dios es Padre y nos ama, nos perdona siempre, espera en nosotros y está dispuestos a ayudarnos.

SI DAMOS TESTIMONIO DE JESÚS, ÉL TAMBIÉN DARÁ TESTIMONIO DE NOSOTROS

1. NO TENGÁIS MIEDO

La Palabra de Dios es siempre una palabra viva, actual y que nos interpela continuamente, a todos nosotros, de un modo personal y comunitario. Ya en aquella primera comunidad de creyentes Jesús dijo a sus más fieles seguidores que no tuviesen miedo. Y a lo largo de todo el Evangelio se repite en diversos momentos esta encubierta invitación a la valentía del testimonio, a la perseverancia. Así nos encontramos, de parte de Dios, que el Arcángel le dice a María en la Anunciación que no tema en absoluto. ¡No tengáis miedo! escuchan también los pobres y marginados pastores que velan su ganado y durante la noche. Él mismo Jesús caminando sobre las aguas del lago le dice a Pedro que no tenga miedo, y más tarde, Él mismo, resucitado, repite la misma consigna a sus discípulos. ¡Qué curiosa y reiterada palabra cargada de ánimo y de esperanza! Sin duda que en aquellos primeros años de predicación los discípulos de Jesús estaban asustados y medio muertos de miedo.

2. DAR LA CARA POR EL SEÑOR

El mismo Jesús por medio de esta misma palabra revelada nos lo dice hoy y S. Juan Pablo II, nos repitió una y otra vez, desde el primer día, a lo largo de su pontificado, que no tuviéramos miedo. Y tras él, Benedicto y Francisco nos piden que afrontemos el testimonio cristiano con el vigor necesario que se desprende de las palabras con las que un día Jesús invitó a Simón a remar mar adentro para pescar: Duc in altum! Y es que también ahora nosotros estamos, sin duda, un poco desconcertados y medio aturdidos o cansados. Tenemos experiencia de trabajar mucho y pescar poco. Tenemos que superar miedo y cansancio con la fe en Cristo.   

JESÚS DIO -Y DARÁ- LA CARA POR NOSOTROS 

No obstante, debemos testimoniar la buena noticia del rostro misericordioso de Dios con la propia vida y voz alta, sin olvidar nunca y, por tanto, teniendo presente siempre que la misión encomendada no va a ser nada fácil; que al mismo Jesús le calumniaron, le despreciaron y le mataron; que lo escondido no quedará así, lo llegarán a saber todos; que los discípulos de Jesús, incluso con sus miserias y limitaciones, están en las manos de Dios; que los que les persigan podrán matar el cuerpo, pero no el alma; y que el mismo Jesús saldrá en defensa de los que han dado testimonio de Él. Con estas profundas y confiadas convicciones podemos ser testigos de Cristo en el mundo de hoy, sabiendo, además, que ¡La fe se fortalece dándola! ¿Cómo es el temor que le tenemos a Dios? ¿Somos discípulos llenos de miedo? En el fondo, ¿qué es lo que nos da miedo?

AGENDA

23 de Junio.- Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

Sábado 24 de Junio.- Día de San Juan Bautista. Misa de Clausura del curso en la Parroquia a las 20 h.

Domingo 25 de Junio.- Domingo XII del Tiempo Ordinario.Jueves 29 de Junio.- Solemnidad de San Pedro y San Pablo

HORARIO DE MISAS EN VERANO

Domingos y festivos: 9, 12.30 y 20 horas.Sábados y Vísperas de festivos: 9 y 20 horas.

Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©
Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©