03:31 h del Domingo día 21 de Octubre de 2018

Galería de Imágenes

Belén

Noticias

24 horas para el Señor movilizará a toda la Diócesis

Convocado por el Papa Francisco, el próximo 9 de marzo se celebra “24 horas para el Señor”. Una iniciativa que lleva celebrándose desde 2015, cada Cuaresma.

Este año, el Santo Padre, ha titulado su mensaje para la Cuaresma 2018, “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría”, a través del cual invita a los católicos a  “emprender con celo el camino de la Cuaresma, sostenidos por la limosna, el ayuno y la oración”. En este sentido, el  Papa aseguró que una “ocasión propicia” para ello “será la iniciativa ‘24 horas para el Señor’, que este año nos invita nuevamente a celebrar el Sacramento de la Reconciliación en un contexto de adoración eucarística”.

Este año, esta jornada de oración y de reconciliación, inspirándose en el Salmo 130,4, se ha escogido como lema: “De ti procede el perdón”.

Nuestra Diócesis se une a esta iniciativa, celebrando en cada localidad una oración y adoración ininterrumpida al Señor durante 24 horas.

En Jaén capital tendrá lugar a partir de las 22 horas del viernes, 9 de marzo, en la Santa Iglesia Catedral. Habrá lugar para la oración, y también sacerdotes para acercarse al Sacramento de la Reconciliación.

Por su parte, el Obispo diocesano, Don Amadeo Rodríguez Magro, en su última Carta Pastoral, anima a los fieles a participar de esta Jornada: “Una ocasión propicia para la intimidad de la oración serán las «24 horas para el Señor», que en este año de 2018 tendrá lugar el viernes 9 y el sábado 10 de marzo. Nos inspiraremos en nuestra oración con el Señor en las palabras del Salmo 130,4: «De ti procede el perdón». Además, atraídos por el corazón de Jesucristo, y en ese clima eucarístico, nos acercaremos al Sacramento de la Reconciliación. Le recomiendo encarecidamente a todas las parroquias que ofrezcan este medio de adoración y confesión sacramental. Será una oportunidad, entre otras de ofrecer lo que os recomendaba en mi anterior carta: “De la conversión a la confesión”.

Quiero recordaros, también, que para andar por el camino cuaresmal es necesario transitar siempre con la alegría de la fe; ella nos va situando en cada tramo del camino ante Cristo; porque “Cristo elevado en la cruz y elevado a la gloria del Padre es en realidad la fe en el sentido más objetivo del término: el gran don de la fe, el gran ofrecimiento y regalo de Dios al hombre”.

No nos preocupemos, no obstante, de cómo va a suceder esto Y, por tanto, de si seremos capaces de estar a la altura de ese encuentro. “Cristo, viniendo entre nosotros en la carne nos impide dar pasos presuntuosos hasta el descubrimiento de la verdad basándonos sólo en nuestros esfuerzos. En nuestro recorrido vemos a nuestros pies a una divinidad débil, que se ha hecho débil compartiendo nuestra túnica pelícea. Y cuando estamos cansados nos arrojamos sobre esta frágil vida divina, para que, al levantarse, ésta nos eleve” (cf. De las Confesiones de San Agustín)”.
Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©