07:40 h del Miércoles día 26 de Abril de 2017

Galería de Imágenes

Palabra de Vida

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

Día 23 de Abril CADA DOMINGO CELEBRAMOS LA PASCUA SEMANAL La Eucaristía dominical es el encuentro festivo de los discípulos de Jesús con su Maestro Resucitado, que dialogan con Él en la oración y crecen en unidad por la santa comunión; es el encuentro de todos los miembros del Cuerpo de Cristo entre sí y con su Cabeza, el Señor; es el encuentro que abre a la persona a su destino eterno en la comunión celestial. Es un encuentro que supera las deficiencias del materialismo secularista dominante. Por todo ello, no participar en la Eucaristía dominical implica ausentarse de la comunidad de los discípulos que escuchan a su Señor y se alimentan de él; desgajarse del Cuerpo de Cristo y correr el peligro de quedarse sin la vida que procede de Él; cerrarse a la estrechez de uno mismo, privándose del horizonte inmenso de Dios; rechazar la gratuidad de Dios. "Para todo fiel católico, la participación en la santa Misa dominical es, al mismo tiempo, un deber y un privilegio; una dulce obligación de corresponder al amor de Dios por nosotros, para dar después testimonio de ese amor en la vida diaria. Por eso, si no es por graves motivos, ninguno puede sentirse dispensado de ella" (San Juan Pablo II, Celebración de la Palabra: Eucaristía y familia, n. 3).        «NO SEAS INCRÉDULO, SINO CREYENTE»LAS DUDAS DE FE1. EL PRIMER DÍA DE LA SEMANA El capítulo 20 de Juan describe la experiencia pascual de los discípulos el «primer día  de la semana», tanto «por la mañana» (de la búsqueda al encuentro) como «ya  anochecido» (de la obcecación al reconocimiento). Juan muestra dos figuras de creyentes  que siguen procesos distintos: la Magdalena y Tomás. Una mujer y un hombre representan  a quienes acceden con dificultad a la fe en el Resucitado a lo largo de un proceso. Ambos  quieren tocar y ambos se basan en sentimientos, pero, en definitiva, quieren creer. María  Magdalena llora, busca el cadáver, ve el sepulcro vacío..., pero al final reconoce la voz de  Cristo, o la Palabra de Dios, y da testimonio; Tomás se ha aislado de la comunidad, duda,  es obcecado, necesita palpar, no percibe los signos de la nueva vida que se manifiesta,  busca a Jesús como reliquia de un pasado..., pero en última instancia reconoce en Jesús al  Cristo pascual.2. LOS DISCÍPULOS ESTÁN «CON LAS PUERTAS CERRADAS»Inseguros, llenos de «miedo».  Todavía se encuentran de noche, en la esclavitud. No les ha llegado el día ni la fuerza para  manifestarse. Jesús les infunde el Espíritu (nueva Creación) y les da el saludo de paz junto a la actitud de perdón. La nueva comunidad se cimienta con espíritu de Dios, paz y  reconciliación. Cuando Jesús repite el saludo de paz, añade la invitación a la misión.  Estamos en el «primer día», al anochecer, cuando la comunidad cristiana primitiva  celebraba la eucaristía. Este relato muestra el proceso de transformación o de conversión  de Tomás, que representa a los catecúmenos y candidatos a ser miembros de la  comunidad. Son los nuevos cristianos que han creído «sin haber visto», que poseen la vida  en el nombre de Jesús.3. EL PROCESO DE LA FE El proceso de la fe comienza por verificar la realidad de Dios en  la humanidad: las heridas corporales de los que sufren y las losas de los muertos. Resulta  difícil creer, a causa de la indiferencia o la incredulidad que nos rodean. Ante lo cual, no  nos resignamos, e intentamos pensar por nuestra cuenta o dialogar con alguien que tenga  experiencia. En el fondo, hay siempre esperanza de vida, que se comprueba en ciertos  signos de los tiempos. Jesucristo no es una reliquia del pasado, sino el que siempre está  vivo, en presente y en futuro. Tres requisitos son indispensables para creer: escuchar la  palabra de Dios (habla de muchas maneras), dar primacía al testimonio (hay militantes  incansables) y formar parte de la comunidad (en su centro está el Señor). Frente a la vieja  creación llena de muerte, está la nueva creación repleta de Espíritu y de vida.¿Somos capaces de ver y experimentar los signos de Jesús? ¿Qué puede hacer una comunidad encerrada, sino vegetar? ¿Qué puede unir a un grupo de personas que ya no saben mirar hacia el futuro?
Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©