22:23 h del Jueves día 17 de Enero de 2019

Galería de Imágenes

Palabra de Vida

BAUTISMO DEL SEÑOR (C)

1ª LECTURA (Is 42, 1-4. 6-7)
  
Lectura del libro del Profeta Isaías.
Así dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero.
Sobre él he puesto mi espíritu, para que traiga el derecho a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará. Promoverá fielmente el derecho,                no vacilará ni se quebrará, hasta implantar el derecho en la tierra, y sus leyes que esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he cogido de la mano, te he formado, y te he hecho alianza de un pueblo, luz de las naciones. Para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas.»

SALMO RESPONSORIAL (Ps 28)

Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado.
La voz del Señor sobre las aguas,
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica.
El Dios de la gloria ha tronado.
En su templo un grito unánime: «¡Gloria!»
El Señor se sienta por encima del aguacero,
el Señor se sienta como rey eterno. R. 

2ª LECTURA (Hech 10, 34-38)

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles
En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: «Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los israelitas, anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el
bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.»

EVANGELIO (Lc 3,15-16.21-22)

Lectura del santo evangelio según san Lucas.
En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: "Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego. "En un bautismo general, Jesús también se
bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: "Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto."
 

SEGUNDA EPIFANÍA DE JESÚS,  ENVIADO DE DIOS PADRE.

La liturgia de este domingo celebra el llamado bautismo de Jesucristo por Juan en las aguas del Jordán. Es la segunda epifanía ("manifestación") que, en la intención y sucesión de los textos evangélicos, tiene su tercer y último capítulo en el relato de las bodas de Caná. En las liturgias de Oriente, y en los primitivos misales, las tres epifanías --a los Magos, en el Jordán y en Caná de Galilea-- formaban un todo único. La intención es clara: En la epifanía a los Magos, Cristo se nos manifiesta como el Salvador de todos los hombres y pueblos; en la epifanía del Jordán, Cristo aparece como el profeta que pone su vida al servicio del designio salvador de Dios; en la epifanía, por último, en Caná, Cristo se nos revela como el liberador que transforma la existencia e inicia los nuevos cielos y la nueva tierra...  Se trata de tres capítulos que se complementan unos a otros y en los que los diversos temas se entrecruzan como si se tratase de una melodía cantada en tonos diferentes.


«ÉSTE ES MI HIJO, EL AMADO, EL ELEGIDO»
EL BAUTISMO ES MANIFESTACIÓN DEL SEÑOR JESÚS

1. EL BAUTISMO DE JESÚS COMPLETA LA EPIFANÍA.

Hoy es el último día del tiempo de Navidad. La manifestación de Dios y su acercamiento a nuestra historia han tenido sucesivas etapas: la espera del Adviento, el gozo del Nacimiento, la fiesta de la Madre, la llamada universal a través de los Magos... Ahora con el Bautismo de Jesús se completa esta manifestación y se anuncia su misión de Mesías. Terminamos la navidad mirando a ese Jesús que, según el evangelio de Lucas, a lo largo del año va a ser nuestro Maestro

2. RETRATO DEL MESÍAS.

El Bautismo del Señor es una escena importante en el evangelio: nos presenta a Jesús como Hijo de Dios, Mesías y Enviado del Padre, lleno de su Espíritu, dispuesto para la Misión. San Lucas en el evangelio nos ha dicho cómo se cumple este retrato en Jesús de Nazaret:  
* se abre el cielo (es el sentido de la Navidad: se ha abierto el cielo y Dios se ha metido en la Historia)   
* se oye la voz de Dios: “Tú eres mi Hijo”, y baja el Espíritu sobre Jesús (descripción de Isaías).
El Bautismo es una verdadera manifestación de Jesús: “Hoy la Iglesia se ha unido a su Esposo, porque en el Jordán Cristo la purifica...; los Magos acuden con regalos a las bodas del Rey, y los invitados se alegran por el agua convertida en vino” (Magos, Bautismo y Caná).

3. “PASÓ HACIENDO EL BIEN”.

El Bautismo del Señor es como el puente entre Navidad y los domingos del año, como el programa para todos los domingos. A lo largo del año escucharemos la voz del Enviado de Dios, del mismo Jesús que se nos ha  manifestado en la Navidad y Epifanía y va a ser nuestro Maestro. Hoy comienza su misión.
San Pedro en los Hechos nos presenta el mismo retrato que aparece a lo largo de todo el Evangelio: Jesús “pasó haciendo el bien”. Siempre compresivo y servicial, cercano a los débiles  y marginados.
Y Lucas en el evangelio de hoy nos presenta a Jesús, sin pecado, en la fila de los pecadores para recibir el Bautismo: es la solidaridad con toda la humanidad que empezó ya en su Nacimiento, que sigue en esta escena y que culminará con su Muerte en la Cruz.

4. PARTICIPAMOS EN SU MISMA MISIÓN.

Por los sacramentos de la iniciación cristiana (bautismo, confirmación y eucaristía),*renacemos como hijos de Dios, incorporados a Cristo (bautismo),
* recibimos el Don y la fuerza del Espíritu (confirmación),
* nos incorporamos a la comunidad eucarística (primera comunión)
Si Cristo es el Ungido, lleno del Espíritu,  nosotros también somos ungidos-cristianos para la misión (exigencia de nuestro bautismo y confirmación).
¿Escuchamos la Palabra del Señor como voz de Dios? ¿Es nuestro bautismo un sacramento de fe y de compromiso creyente? ¿Lo renuevo responsablemente al llegar la Fiesta del Bautismo del Señor y la Vigilia Pascual?

Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©