12:39 h del Miércoles día 24 de Abril de 2019

Galería de Imágenes

Palabra de Vida

DOMINGO DE PASCUA 1 - CICLO C

DOMINGO DE PASCUA
DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

¡FELIZ PASCUA DE CRISTO RESUCITADO! 

¡El Señor ha resucitado! Sea ésta nuestra felicitación y nuestro saludo en este gran día, en la fiesta de las fiestas, en la celebración gozosa de la Pascua del Señor. Hoy, toda la Iglesia, extendida de oriente a occidente, se une en el canto triunfal dirigido al Cordero que vive para siempre. 
Él, Jesucristo, ha reconciliado el cielo y la tierra, nos ha liberado de la esclavitud de nuestros deseos terrenales y nos precede glorioso. La gloria de la Cabeza es la gloria del Cuerpo entero: allá donde él ya ha llegado, todos nosotros, que somos miembros de su cuerpo, esperamos también llegar. Nuestra alegría nace de la nueva luz de este día de Pascua. Esta luz renueva nuestro espíritu, fortalece a los débiles, da calor a los corazones más fríos, retorna la alegría a aquellos que la habían perdido. En Cristo todos hemos vencido al pecado y a la muerte, y todos resucitamos a una vida nueva, llena del don del Espíritu. ¿En qué quedan las preocupaciones y las cargas de aquí abajo? ¡Levantemos la mirada y busquemos los bienes de allá arriba! Que nuestro corazón no quede ofuscado ni dividido. Hoy, en este gran domingo de Pascua, corramos hacia el sepulcro con Pedro y Juan, el discípulo amado, y seamos también nosotros testigos de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo. ¡Feliz Pascua!

PRIMERA LECTURA
 
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles. Hch 10, 34a. 37-43
En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:     «Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. A este lo mataron, colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió la gracia de manifestarse, no a todo el pueblo, sino a los testigos designados por Dios: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección de entre los muertos. Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. De él dan testimonio todos los profetas: que todos los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados».

Salmo responsorial Sal 117, 1-2. 16-17. 22-23

R/.   Este es el día que hizo el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo.

SEGUNDA LECTURA
 
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses. Col 3, 1-4
Hermanos: Si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto; y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos, juntamente con él.

SECUENCIA
Ofrezcan los cristianos  ofrendas de alabanza   a gloria de la Víctima    propicia de la Pascua.
Cordero sin pecado   que a las ovejas salva,   a Dios y a los culpables  unió con nueva alianza.
Lucharon vida y muerte  en singular batalla,  y, muerto el que es la Vida,triunfante se levanta. 
«¿Qué has visto de camino,  María, en la mañana?»   «A mi Señor glorioso,   la tumba abandonada, 
los ángeles testigos,   sudarios y mortaja.   ¡Resucitó de veras   mi amor y mi esperanza!
Venid a Galilea,   allí el Señor aguarda;   allí veréis los suyos   la gloria de la Pascua».
Primicia de los muertos,  sabemos por tu gracia  que estás resucitado; la muerte en ti no manda.
Rey vencedor, apiádate   de la miseria humana   y da a tus fieles parte   en tu victoria santa.

Aleluya R/.   Aleluya, aleluya, aleluya. 
V/.   Ha sido inmolada nuestra víctima pascual: Cristo. Así, pues, celebremos la Pascua en el Señor.   R/.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Juan. Jn 20, 1-9
EL primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:  «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.
 
CRISTO RESUCITÓ EL PRIMER DÍA DE LA SEMANA

1. LA RESURRECCIÓN GRAN ACONTECIMIENTO REFERIDO AL MUNDO Y A LA HISTORIA 

El acontecimiento pascual, sacramentalmente celebrado en la eucaristía, no se reduce sólo a Cristo y a la Iglesia, sino que tiene relación con el mundo y con la historia. La eucaristía pascual es promesa de la Pascua del universo, una vez cumplida la plena justicia que exige el reino. Todo está llamado a compartir la Pascua del Señor, que, celebrada en comunidad, anticipa la reconciliación con Dios y la fraternidad universal.

2. LA GRAN COMIDA DE PASCUA

En el día pascual de la resurrección Jesús se apareció a las ««mujeres»», a los discípulos de Emaús y a los Once en el cenáculo. Comió con todos ellos. Son comidas entre la resurrección y la venida del Espíritu. Estas comidas expresan el perdón a los discípulos y la fe en la resurrección. Enlazan las comidas prepascuales de Jesús con la eucaristía.

3. FRACCIÓN DEL PAN Y CENA DEL SEÑOR

Denominada «fracción del pan» por Lucas y «cena del Señor» por Pablo, se celebraba al atardecer, a la hora de la comida principal. Había desde el principio un servicio eucarístico (mesa del Señor) y un servicio caritativo (mesa de los pobres). Se festejaba el «primer día de la semana», con un ritmo celosamente observado. Surge así la celebración del día del Señor (pascua semanal), y poco después la celebración anual de la Pascua.
¿Vivimos un cristianismo gozosamente pascual? ¿Sabemos comprobar los signos de muerte? ¿Transcendemos estos signos hasta constituir muestras de vida? ¿Valoramos el domingo como día del Señor? ¿Somos testigos de Cristo Resucitado con la palabra y con la vida?

AGENDA

-21 de Abril.- PASCUA DE RESURRECCIÓN DEL SEÑOR.  
10 de la noche del Sábado: SOLEMNE VIGILIA PASCUAL.
Misas: (Nota: No habrá misa de 9 de la mañana)
11.30 y 12.30 de la mañana; 20 horas.

-22 de Abril.- Se reanudan las catequesis después de Semana Santa a las 18 horas. A las 20 horas: Misa.
Semana de preparación intensiva  a las 18 h. para los niños que celebran la comunión el 27 y el 28.
-Los martes de Pascua a las 20.30.- ADORACIÓN, media hora ante el Santísimo.

Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©