12:43 h del Domingo día 24 de Junio de 2018

Galería de Imágenes

Palabra de Vida

24 de junio NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

LA VIDA Y LA OBRA DE JUAN BAUTISTA ESTÁN EN FUNCIÓN DE JESÚS NUESTRO SEÑOR   

La fiesta del nacimiento de san Juan Bautista ha gozado históricamente de gran popularidad. El folklore con sus hogueras y baños, la literatura con sus romances e incluso la economía (por ser el día en que se contrataban los segadores) así lo constatan. La Iglesia colocó esta celebración a seis meses exactos antes de la navidad, aplicando al ciclo litúrgico la frase del ángel referida a Isabel, madre del Bautista "ya está de seis meses la que consideraban estéril" (Lc. 1,16).
Juan fue un personaje conocido en su tiempo. El historiador Flavio Josefo no se olvida de citarlo. Para la fe cristiana supone el fin del AT y el preludio del Nuevo. Es el precursor. Su nombre lo indica: Juan quiere decir "Dios se ha compadecido", mientras que Jesús significa "Dios salva". Pero Juan no construye nada para él, ni siquiera un grupo de discípulos, que los tuvo. Su vida está en función de Otro cuyos caminos prepara: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia» (Jn 1, 26-27),  dijo.
El Bautista no fue, desde luego, un docto y religioso burgués de ideas acertadas, pero descomprometidas como quien observa la marcha del mundo desde fuera. Juan toma postura ante la situación en que vive. Lo hace con las características y matices de su particular psicología, pero no se limita a pensar o a hablar. Es testigo fiel hasta la entrega de su vida.

LA MISERICORDIA PREPARA LA SALVACIÓN

1. CLAUSURA DE CURSO EN DÍAS DE LUZ  

Se respira ya aire de fin de curso. En el hemisferio Norte celebramos el solsticio de verano. Hemos alcanzado el máximo de luz. A partir de ahora los días irán menguando y las noches crecerán lentamente. Y así será hasta el solsticio de invierno, hasta que celebremos el nacimiento de Jesús, el Sol invicto. La noche de San Juan ha alimentado y alimenta mitos, ritos y leyendas en muchas partes del mundo. La Iglesia ha colocado precisamente en este día la solemnidad del nacimiento de San Juan Bautista, el mismo que dijo: "Es necesario que yo mengüe para que él crezca". 

2. DÍA DE LA NATIVIDAD Y "DIES NATALIS"

De los santos solemos celebrar el día de la muerte, el verdadero "dies natalis". De San Juan, sin embargo, celebramos el nacimiento (el 24 de junio) y el martirio (el 29 de agosto). 
¿Cómo iluminar esta fiesta desde la Palabra de Dios? El relato de Lucas subraya la importancia del nombre. El niño debería haberse llamado Zacarías, como su padre. Sin embargo, Isabel, la madre, insiste en que se llame Juan. ¿Por qué? Sencillamente porque el nombre condensa la experiencia que ella misma ha tenido y el programa de vida que le aguarda al niño. Este nombre hebreo significa: “Dios tiene misericordia”, o “Dios se ha compadecido” “Dios está de nuestra parte”. Juan es un hombre en el que la gracia de Dios se muestra victoriosa desde el principio. Por eso, la liturgia escoge como primera lectura el texto de Isaías: "Estaba yo en el vientre y el Señor me llamó". Cuando la gente se pregunta qué va a ser del niño, el evangelio dice que "la mano de Dios estaba con él". 

3. JUAN ES FRUTO DE GRACIA EN TIEMPO DE ESTERILIDAD

En la fiesta de este año 2018 quisiera subrayar esta perspectiva. Juan es el fruto de la gracia en el tiempo de la esterilidad. Juan es el anuncio de un sol que nace de lo alto en tiempos de claroscuro. Juan es un testigo, aunque penúltimo, de la gracia de Dios que ha aparecido sobre nuestro mundo. 
Necesitamos celebrar la victoria de Dios en los santos, algunos de nuestros hermanos y hermanas para que nuestra fe en el Dios que tiene misericordia no se devalúe. Zacarías e Isabel fueron probados en su fe. Juan es el regalo que superó toda duda y toda expectativa. También hoy, en nuestras pruebas, somos invitados a descubrir los Juanes y Juanas en los que el Señor sigue mostrándonos que "está de nuestra parte". 

Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©